¿Cuál es nuestro máximo potencial?

“¿Habré alcanzado mi máximo potencial?”, “¿Podré desarrollar más masa muscular?”

Todos nos hemos planteado alguna vez estas preguntas en un momento determinado de la temporada o en una etapa de la vida. Por lo tanto, deberíamos entender que el máximo potencial está relacionado con dos conceptos:

TECHO FISIOLÓGICO
2. ÍNDICE DE MASA LIBRE DE GRASA (FAT-FREE MASS INDEX ó FFMI).

Ambos conceptos están relacionados entre sí. De este modo:
– Estaremos más o menos cerca de nuestro techo fisiológico en función del FFMI.
- Nuestro FFMI podrá modificarse más o menos en función de la distancia a nuestro techo fisiológico .
Veámoslo a continuación de una manera más clara.

TECHO FISIOLÓGICO ó POTENCIAL MÁXIMO ADAPTATIVO

Se entiende por techo fisiológico (ver figura 1) la capacidad máxima funcional que potencialmente puede alcanzar una persona. Partiendo de un buen estado de salud y de forma, es previsible una determinada curva para desarrollar sus propias capacidades a lo largo de la vida (Díeguez, 2006)

máximo potencial adaptativo

Figura 1. Techo fisiológico (Marchante y Muñoz-López, 2012)

En el caso de que el objetivo sea alcanzar un determinado nivel deportivo, es preciso analizar y evaluar el techo fisiológico individual del deportista en relación con el deporte concreto a desarrollar. A pesar de que el componente genético influye de forma importante en el rendimiento deportivo, una adecuada planificación y estructuración del entrenamiento puede hacer aumentar ligeramente el techo fisiológico (ver figura 2) (Marchante y Muñoz-López, 2012; Vasconcelos, 2000)

capacidad potencial de aumentoFigura 2. Aumento del techo fisiológico (Díeguez, 2006)

Queramos o no, estamos limitados y no podemos mejorar nuestro rendimiento eternamente. De hecho, como establece Vasconcelos (2000), llega un momento en la carrera deportiva de todo deportista – ya sea profesional o no, como los deportistas recreativos que realizan entrenamiento de musculación – en que, tras diez o quince años de entrenamiento, no reúne ciertas condiciones para incrementar su capacidad de rendimiento y, por ese motivo, hemos de intentar mantener los buenos resultados (etapa de conservación).

Ya en la mayoría de deportes no resulta fácil establecer este límite, pero en el ámbito del fitness, salud y estética puede ser bastante difícil por los factores subjetivos, como la percepción del esfuerzo y el progreso estético. Es aquí cuando puede resultar de especial ayuda el siguiente concepto: FFMI.

Just Livin Life!

Alex Roma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *